FOTOPERIODISMO DE BODAS EN MÁLAGA

"¿Y quién dices que es Duki?" Te preguntarás.

Fija tus objetivos pero... NO SEAS DUKI

Hoy no me voy a enrollar mucho. Solo te vengo a contar una anécdota que tiene que ver mucho sobre conseguir los objetivos que queremos a toda costa. Y ahí entra Duki, el perro de unas amigas. El perrete es mega cariñoso y tontete pero tiene una energía descomunal. Y el otro día tomando unas cañitas en una terraza aquí en el pueblo, aprendimos lo que no hay que hacer a la hora de ir detrás de tus objetivos. El Duki estaba atado a la pata de una silla para evitar que cruzase la carreterita. A lo que dijimos chicas vamos un momentito a este sitio (que no viene a cuento explicar), así que nos levantamos dos y se quedaron otras dos. Yo era de las que me iba. Cuando habíamos andado 50 metros escuchamos un estruendo horrible y al mirar para atrás vemos al Duki correr hacia nosotras. ¡Tremendo pifostio! Duki, que toda su intención era de no quedarse allí sentado, arrastró todo y a todos sin pena ni gloria. Con tal de venirse con nosotras no le importo arrastrar silla, prácticamente a una de sus dueñas, la mesa, en la que estaban nuestras cañas y nuestras bolas de patata con alioli, móviles, llaves de coche...(Duki! te las gastas) Todo absolutamente todo voló y baño a todos de cerveza. El cabroncete finalmente consiguió venirse con nosotras de paseíto breve, claro. ¡Así que no seas como Duki! No arrastres con todo con tal de llegar a tu objetivo a toda costa. Esas bolas de papa no tienen culpa de que queramos pasar por encima de cualquier cosa con tal de llegar donde queremos. No bañes a todos de cerveza a tu paso que luego se queda todo el camino pegajoso... En realidad es un amor pero ostia Duki... a veces te las gastas pero de bien.

RoAddict Photo

8/23/20231 min read