FOTOPERIODISMO DE BODAS EN MÁLAGA

Esta entrada tiene como origen un email de una newsletter a la que yo estoy suscrita. La importancia de leer cosas... (aunque eso para otro día)

La pasión sí, pero con cabeza

Venga, pues hablemos de pasión. Y no de hablo de esa que tienes cuando te vas a la cama, o a cualquier sitio factible, con las persona que te pone. Hablo de las pasiones que tenemos dentro de nosotros, y si el hacer las cosas con pasión hará que todo salga mejor o no. Y en ese email el tío contaba (tío con cariño, que no le conozco pero me ha abierto también muchos mundos) que un amigo suyo que trabajaba en un banco le contaba su vez que nunca daban créditos a gente que empezaba algo por que era su pasión. Es decir desde la pasión te puedes pegar buenos batacazos. Está bien tener pasión por algo que haces. Bueno, no está bien, está muy bien. Pero también cuando tienes pasión por algo empiezas desde ahí. Y muchas veces cuando hay pasión, hay expectativas, y si hay expectativas, hay ideas creadas desde tus emociones que se mueven por esa pasión. Y por su puesto, si antes de llegar a ningún lado ya tienes esas ideas pasionales es más fáciles que si por lo que sea (por que aun teniendo pasión por algo puede salir mal) no salga como esperabas, te des un ostión de los que son difíciles de levantarse, y te quedes toda frustrada en el suelo llorando. Y a ver luego que haces, que las frustraciones frenan mucho, que somos seres humanos... no nos olvidemos, no somos máquinas. Si hay pasión, puede haber caída y puede haber frustración dura contra la que luchar luego. Date cuenta que el mundo no se basa sólo en lo que tú sientes y creas, sino que somos enlaces de personas que nos necesitamos los unos a los otros sí o sí. Da igual la pasión que tengas que como no haya alguien que la entienda de alguna manera el mojón/frustración va a estar fuerte. No vas a llegar donde quisieras. Que nos necesitamos todos es una realidad. Por lo que no es solo cosa de una pasión sin más. No olvidemos que una pasión, no deja de ser en principio un hobby. Por eso los bancos dicen que no te doy créditos para que juegues con tu hobby. Aunque bueno, los bancos... ahí ya tendríamos un tema amplio que debatir. Los bancos y sus decisiones. Pero bueno nos sirve como ejemplo. Pero el tío con cariño dice, "eh, ¿y si en vez de empezar algo desde una pasión, lo empezamos desde una idea, y la pasión la vamos cogiendo mientras vamos haciendo camino?" Pues sí, la verdad que sí, me ha convencido. He caído en mis frustraciones ya demasiado tiempo como para no entender lo que explica y no estar de acuerdo. Y en eso justo es en lo que yo estoy ahora. Quizá no sea mi pasión más fuerte, pero eh, desde que voy haciendo camino me doy cuenta que la pasión va "in crescendo", pero es más la pasión por la creatividad que surge, o por las ganas de seguir por ese camino, que la propia pasión de algo en sí. Y como siempre sirve para todo en la vida. Imagina que empiezas a preparar tu boda por que tienes pasión de siempre por casarte. Y te formas unas ideas concretas de esa pasión que tienes, como mi hermana desde el cole, que ya lo he dicho alguna vez. Y llega el momento y te das un ostión por que de pronto no puede ser que esa pasión se plasme de la manera que esperabas durante tanto tiempo. ¡Pues no! olvidemos las pasiones emocionales, empecemos desde una idea que nos gusta, que nos vibra, que nos ronda y que desde ahí la pasión crezca a la vez que crece todo. Ahí no nos equivocaremos de camino. Y si por lo que sea pasa, que como siempre digo, somos humanos y podemos errar y errar una y otra vez. Pues te caes y te levantas, por que la pasión iba a la par de tus pasos. Rápido la recuperaras. Así que ojo con la pasión, que también la carga el diablo... No puedo estar más de acuerdo, querido Javier Somoza. Su newsletter es para fotógrafos, pero no deja indiferente la verdad.

RoAddict Photo

8/12/20231 min read

¿Y tú que opinas?