FOTOPERIODISMO DE BODAS EN MÁLAGA

A ver si te sientes reflejado con las ansias demoniacas

¡Las ansias las carga el diablo!

El otro día os contaba en una entrada que en breve iba a publicar un libro... que ya estuvo publicado... El día que terminé de maquetarlo, lo leí una y otra vez, modifiqué cosas, y lo volví a leer. No se cuantas veces lo leí. Y creí que ya estaría bien, no tendría que haber muchos más fallos, si ya está requeté leído y requeté corregido. Y lo puse a publicar en Amazon. Que sorpresa la mía cuando alguien cercano que se lo había comprado y leído me escribió para decirme, a parte de que le había encantado, que había visto algunos errores gramaticales y que tenia algunas opiniones más sobre la estética y la lectura con algunas de las fuentes que había usado. Dios! pero ya estaba publicado, ya estaba todo en marcha! no me sirven ahora la correcciones! esto debía haber sido antes. Ya Rosa, pero esto tenias que haberlo pensado tú antes, que cuatro ojos ven más que dos, y que por mucho que te lo leyeses siempre se te podía escapar algo. Me pudo el ansia. Me pudo las ganas de subirlo y publicarlo. Y las ansias mató a mi libro en la primera semana. Por suerte no llevaba mucho tiempo, fue cuestión de 4 días y rápidamente lo retiré del mercado para darle esa corrección que un trabajo personal así merecía. Siempre peco de ansias y es algo a trabajar, por que las ansias pueden acabar con todo y hacer de las cosas bonitas un rastrojo. Ahora ya está casi corregido del todo, modificado todo lo necesariamente modificable y cada vez queda menos para que todo el mundo pueda encontrarlo en perfecto estado de producción y lectura. Nos necesitamos los unos a los otros, aunque queramos tirar como listillos por nuestra cuenta, sin contar con nadie más, nos necesitamos para que las cosas salgan mejor. Más colaboración y menos ansias, sería el aprendizaje de todo esto. Lo lento dos veces bueno, o algo así.

RoAddict Photo

4/12/20241 min read

¿Te ha pasado alguna vez algo del estilo con las ansias vivas?